Julio Velázquez: «Para elegir un proyecto tengo que sentirlo»

Julio Velázquez durante su etapa como entrenador de Udinese/ Keyscout Football Agency

Julio Velázquez (Salamanca 1981) es un entrenador joven pero que cuenta con una gran experiencia. No alcanza los cuarenta y ya ha entrenado a clubes como Villarreal o Real Betis. Además de España también se ha sentado en banquillos de Portugal, con estancias en Os Belenenses y Vitória Setúbal, y ha dirigido a Udinese en el Calcio. Con infinitas ganas de aprender siente lo que hace y hace lo que siente. No se aleja del fútbol, y aunque ahora esté sin equipo sigue aprendiendo, sigue buscando fórmulas con las que puedan mejorar sus futuros conjuntos. Lleva en los banquillos desde antes de cumplir la mayoría de edad y en el fútbol profesional una década. De eso y más hablamos con Julio Velázquez.

Pregunta: ¿Qué hace un entrenador cuando está sin equipo? ¿Ve más fútbol?

Respuesta: En mi caso, aprovecho para evolucionar con los idiomas. Hablo inglés, español, portugués e italiano y durante el confinamiento empecé con el alemán y el francés y me puse a mejorar los que ya sé. Está claro que el español es mi lengua materna pero quiero perfeccionar las otras.

A parte pues me dedico a ver fútbol por un lado y a analizarlo por otro. Que son dos cosas diferentes. Analizo los equipos que me gustan, su propuesta de juego, su construcción, cómo están estructurados y luego a los equipos que han mostrado interés en mí para así ver el equipo y si me interesa el proyecto. El entrenador de hoy en día debe estar al tanto de todo y ver todo el fútbol posible. Además tenemos que estar al tanto de todas las nuevas tecnologías.

Fuera del fútbol también leo, voy al teatro con mi mujer y paso tiempo con la familia. Pero volviendo al fútbol, ahora hay que ver los partidos desde casa ya que por la pandemia no podemos viajar, algo que sí he hecho en otras etapas en las que no tenía equipo. Ahí podías ver partidos, hablar con compañeros… En definitiva, intento crecer, mejorar y aprender en un mundo tan competitivo como el del fútbol.

P: ¿Qué ligas suele seguir Julio Velázquez?

R: Veo el fútbol por placer, el placer de dedicarte a lo que más te gusta. Hay equipos a los que veo por gusto y otros a los que veo por considerar que puede haber opciones de entrenar o que ya las ha habido. Sigo la primera y segunda de España, Inglaterra, Italia así como la primera de Francia, Portugal, México, Argentina o Brasil. Igualmente, la liga belga y la holandesa también me gusta seguirlas. Además de las competiciones internacionales, Champions, Europa League, Libertadores… Intento estar al día de todo. Asimismo, suelo seguir a equipos de entrenadores a los que creo que me pueden gustar y que su juego tiene cosas que puedo extrapolar a mi equipo.

P: Ahora, estás sin equipo ¿te lo estás tomando como un periodo de descanso?

R: Puede haber diferentes motivos para que un entrenador no tenga equipo: no tener opciones o que crea que es mejor esperar. En mi caso tuve opciones en verano y durante la temporada pero de momento he considerado que era mejor permanecer a la espera. El pasado verano decidí que era mejor esperar puesto que quería ver que pasada con la pandemia y ya con la temporada empezada he pensado lo mismo. He tenido opciones en España y fuera en el extranjero, en Portugal, Sudamérica… pero al final tienes que elegir bien y elegir el proyecto adecuado. Por el momento o no me ha interesado o no hemos llegado a un acuerdo. Yo soy de sentirlo. Cuando sienta que es el proyecto adecuado entraré.

P: ¿Hay alguna liga en la que no haya entrenado que le gustaría hacerlo?

R: No, voy cumpliendo años e intento disfrutar de la profesión, ser feliz. Ese es el objetivo, el ser feliz con lo que uno hace. Ya se verá dónde se entrena pues hay cosas que son incontrolables y se afrontan como vengan con madurez y profesionalidad. Hay que ser ambicioso y centrarse en el presente. No puedes pensar si vas a entrenar en una liga o en otra.

P: Tienes 39 años y has estado en muchos equipos. Esto antes no era muy habitual, en cambio ahora sí. ¿Eso te ha supuesto un hándicap?.

R: Nunca he tenido ningún problema. El tema de la edad pues va dependiendo de las ligas, las modas, los momentos, pero creo que siempre ha habido entrenadores jóvenes. Ya llevo 24 años entrenando y casi diez en el fútbol profesional. Nunca he tenido problema al respecto. Lo que se trata es de demostrar capacidad, pasión, vocación. Da igual tener 30 o 74 años. Lo importante es dignificar la profesión y estar preparado.

P: Hablaba antes de ver ideas de otros entrenadores, ¿con cuál se identifica Julio Velázquez?

R: Ni con uno ni con otro pues todos somos diferentes. Todos tenemos nuestras experiencias y nuestras circunstancias pero siempre hay que estar abierto a evolucionar. Me gusta ver el Atalanta de Gasperini, el Sassuolo de De Zerbi, el Leipzig, el Borussia Mönchegladbach, La Spezia. En realidad, no me fijo en los presupuestos de los equipos sino que me fijo en los comportamientos tanto en juego dinámico o a balón parado.

Al final esto se trata de ‘robar’ ideas (risas) que crees que te pueden servir. Porque ya has llegado a este nivel no puedes pensar que está todo hecho ni que lo sabes todo. Por eso este deporte es tan rico. Así que hay que reflexionar y observar ya que no se trata de aplicar una receta pues cada contexto es diferente. Primero tienes unos perfiles, a partir de ahí buscas elementos complementarios y luego se generan unos comportamientos. Hay connotaciones que puedes extrapolar para tus equipos. Al final, me dejo llevar por los equipos con los que disfruto y que me puedan dar ideas.

Julio Velázquez con Fernando Roig en su presentación como técnico del Villarreal/ Villarreal CF

P: Vamos a su carrera, ¿qué tal su segunda experiencia en Portugal con el Vitória de Setúbal, su último equipo hasta la fecha?

Extraordinaria a nivel deportivo. Cuando llegamos allí, era el equipo con menos goles a favor de las seis ligas principales de Europa. Estaban en una dinámica horrorosa de juego y hábitos. Por eso, estamos muy orgullosos por conseguir cambiar la dinámica y llegar al confinamiento cerca de los puestos que dan acceso a la Europa League. El problema es que el club tenía muchos problemas económicos. De hecho, nos ofrecieron la renovación antes, durante y después del confinamiento, pero viendo la situación decidimos que no íbamos a seguir y una vez tomada la decisión se lo comunicamos a la directiva. La experiencia a nivel deportivo fue un éxito y además tienen una afición excepcional. Fue una pena que al final descendieron al club a Tercera División por impagos y deudas que llevaba arrastrando varios años.

P: Antes había estado en Os Belenenses, además esa fue la primera experiencia fuera de España para ti

R: Fue muy positiva. Es difícil ir al extranjero, por eso la primera vez que lo haces es muy importante que salga bien y la verdad que nos salió excepcional. Cuando llegamos el equipo estaba el décimo quinto a tres puntos del descenso y acabamos novenos a 12 puntos del descenso. Además no terminamos muy lejos de los puestos europeos. También el juego fue muy positivo, atractivo y la gente lo valoró muy bien. El segundo año también iba muy bien hasta que decidimos salir. Por suerte esa primera vez fuera salió muy bien. Tengo que decir que mi recuerdo de Portugal es excepcional, sólo puedo hablar maravillas del fútbol portugués.

P: No sé cómo valora su paso por Udinese porque prácticamente no le dieron mucho tiempo…

R: Como algo excepcional. Por lo que es el fútbol sólo estuvimos once jornadas. Teníamos el objetivo de estar fuera del descenso y siempre lo cumplimos, nunca llegamos a entrar en esos puestos. Además, generemos plusvalías para el club con algunos jugadores que comenzaron a tener más minutos. Por poner un ejemplo, con Rodrigo de Paul conseguimos que se revalorizara y tuviese más regularidad y llegase a la selección de Argentina. Ahora todos sabemos quién es Rodrigo de Paul y cuál es su valor en el mercado. También nos pasó con Juan Musso en la portería y con Kevin Lasagna que llegó a ir convocado con la selección de Italia. Siempre estuvimos consiguiendo objetivos y también tuvimos un muy buen trato de la afición

Valoro esta etapa muy bien en lo personal por aprender un nuevo idioma, por poder entrenar en Italia, país que amo y adoro. A veces se busca el cambio rápido pero en este caso no ocurrió, porque durante toda la temporada siguieron en los mismos puestos. La etapa fue increíble y con la propiedad y el director deportivo tengo muy buena relación. Espero tener la oportunidad de volver al Calcio.

P: En España tuvo dos muy buenas etapas en Segunda División con Alcorcón y Murcia con presupuestos muy bajos. ¿Cómo las recuerda?

R: Cuando llegamos al Murcia, el equipo había descendido el año anterior pero se salvó por el descenso administrativo del Guadalajara. Junto con el Jaén era el prepuesto más bajo de la categoría. Estuvimos todo el año arriba, jugando bien. Al final quedamos cuartos y nos eliminó el Córdoba en el playoff. El recuerdo de lo que hicimos es maravilloso y con un presupuesto muy bajito.

En el Alcorcón cogimos al equipo en puestos de descenso, el vigésimo primero y conseguimos permanecer y hacer historia en la Copa del Rey al llegar a cuartos de final. Nos eliminó el Alavés al que estuvimos cerca de ganar. El segundo año estuvimos en mitad de tabla. Estuvo muy bien.

P: Hablábamos antes del Murcia, tras su marcha sufre un descenso administrativo y la situación no es muy buena. ¿Sigue su actualidad?

R: Una pena, por afición, por historia tenía que estar en Primera. Guardo un gran recuerdo de esa maravillosa afición Y espero y deseo que pronto puedan estar en Primera que es donde merecen estar. Por supuesto que voy siguiendo su actualidad. Sigo teniendo amigos en la ciudad y en el club. Espero que pronto puedan volver al lugar que esa increíble afición se merece.

P: Su gran trabajo en el Murcia le lleva a entrenar al Betis, pero ¿quizá fue en una situación complicada?

R: Complicada no, supercomplicada. El club venía del peor año de su historia que acabó con el descenso a Segunda, estaba en los juzgados, no tenía propietario, tres o cuatro personas luchaban por hacerse con el control del club, no había director deportivo…

A pesar de eso, el Betis es un club grandioso con una afición maravillosa, por lo que tuve la suerte de entrenar a un grandísimo club pero en el peor momento de su historia. Salimos por cambio de dirección. Cambió todo en el club. Pero nosotros estábamos en posiciones de playoff. La verdad es que fue un máster diario tanto a nivel profesional como personal.

P: También estuvo en el primer equipo del Villarreal, equipo al que había que devolver a Primera. Y su primer equipo profesional fue el Villarreal B…

R: Llegar al Villarreal fue una gran suerte. Mi etapa allí es maravillosa. La valoro como un conjunto: el C, el B y el primer equipo. Tengo una gran relación con Cordón, con Llaneza y con la familia Roig. Ellos me dieron la primera oportunidad en el fútbol profesional y para mí es un motivo de orgullo haber estado allí.

Gracias a la eliminatoria entre el Poli Ejido, al que entrenaba, y el Villarreal en Copa del Rey me fichan para el C. Tras unos meses suben a Molina al primer equipo y a mi equipo técnico al B. Al año siguiente cogemos el primer equipo. Estuvimos la primera vuelta cuando en el club deciden cambiar, una decisión muy respetable pero hay que decir que durante esas veintiuna jornadas siempre estuvimos en puestos de ascenso directo o de play off. Una vez que hacen el cambio de entrenador, llegaron nueve incorporaciones nuevas y tuvo ahí un saltito de calidad mientras que nosotros empezamos con un 70 por ciento de los futbolistas que habíamos tenido la temporada anterior en el filial.

Mi tiempo en Villarreal lo entiendo como una etapa global con un notable alto como nota. En el C, excepcional aunque fue muy poquito tiempo. En el B, que fue mi debut en Segunda División A, Matrícula de Honor. La temporada estaba empezada, el equipo estaba en descenso y conseguimos revertir la situación para salvarnos y acabar cerca de la mitad de la tabla. Además, subimos a muchos chicos del C, le dimos la oportunidad de jugar en Segunda a futbolistas que luego han tenido muy buenas carreras y que han sido importantes para el Villarreal como Manu Trigueros, Moi Gómez, Gerard Moreno, etcétera. Y en el primer equipo, lo afrontamos con naturalidad, siempre estuvimos en puestos de ascenso directo o de play off, y me siento muy agradecido al Villarreal por la oportunidad que me dieron de entrenar al primer equipo.

P: Para acabar, antes contaba que el Villarreal lo ficha tras enfrentarse contra su Poli Ejido en Copa del Rey. Esto habla muy bien del trabajo del Villarreal ¿Cómo fue aquello?

R: Es un club con una estructura ejemplar. La familia Roig hace un trabajo sobresaliente, Llaneza también y Antonio Cordón, director deportivo en el momento en el que me fichan, es uno de los mejores a nivel mundial. Igual que siguen a jugadores también siguen a entrenadores.

En esa Copa del Rey, eliminamos al Alcoyano de Paco López y al Cádiz y nos enfrentamos al Villarreal en una ronda avanzada. Gracias a esa eliminatoria, el club me tiene en su radar y a la siguiente temporada paso a la estructura del Villarreal.

Periodista. El deporte por bandera, una auténtica pasión.